Situational Applications

Fuera del límite de la gestión de los departamentos de TI, existen multitud de herramientas, utilidades, aplicaciones, documentos, etc. que se utilizan de forma individual o por pequeños grupos para ayudar a la gestión del día a día, supliendo las carencias de los sistemas corporativos. Esta “informática” nace, crece y muere como las setas, sin control corporativo. ¿Qué hacer con ellas?

En toda empresa, pequeña, mediana o grande, existe un cierto parque de aplicaciones informáticas que ayudan a gestionar o desarrollar el negocio. Desde los sistemas más comunes y sencillos -como el correo electrónico o la ofimática-, hasta las aplicaciones nucleares (core) más sofisticadas y específicas, pasando por los ERPs, CRMs y otras diversas siglas, más o menos estándares o a medida.

Para la gestión tanto de estas aplicaciones como de la infraestructuras y plataformas necesarias, suele existir un departamento -desde unipersonal hasta de miles de personas-: El departamento de TI, o “los de informática”. Habitualmente, y sobre todo en organizaciones de tamaño medio o grande, la gestión de estos sistemas sigue unos protocolos complejos, los desarrollos requieren el uso de metodologías formales, y lleva mucho tiempo desde que se definen hasta que se implantan. Los sistemas corporativos.

Sin embargo, existen pequeñas -o no tan pequeñas- aplicaciones de uso individual o por grupos reducidos, desde hojas de cálculo más o menos complejas hasta pequeñas bases de datos en desarrolladas por “uno que sabe bastante”. A veces, no sin razón, se las denomina “Shadow IT”.

Estos pequeños sistemas, desarrollados rápidamente y sin métodos formales, que son suficientemente buenos para dar respuesta a necesidades del negocio inmediatas, son las Aplicaciones Situacionales (Situational Applications, o SAs).

Podéis revisar estos excelentes artículos sobre el tema:

Es muy interesante como el  Cloud Computing ha cambiado la forma de ver, entender y construir este tipo de pequeños sistemas, a los que a pesar de todo se les permite convivir con la informática corporativa por el importante papel que desempeñan.

Actualmente, crear desde hojas de cálculo para ser usadas por un equipo, hasta sencillos sistemas de base de datos en la nube, pasando por espacios compartidos o áreas de colaboración, es casi trivial. Incluso para personas sin conocimientos técnicos. Aunque esa gran facilidad abre la puerta a otros riesgos, como el de la seguridad.

 

¿Usas o has creado alguna “Aplicación Situacional”? ¿Con qué herramientas?